Querida musa: octubre es para las nostálgicas que aúllan

Querida musa,

dicen que vamos a tener un octubre inusualmente cálido, pero yo siento que ya huele a pastel de calabaza y castañas asadas… ¿lo percibes? El otoño es una de mis épocas favoritas y, concretamente, esta estación siempre me llena de un nostálgico júbilo y un insólito silencio. Me apetece zambullirme en la soledad de la lumbre prendida y, a la vez, acogerme a la magia socializadora de una buena taza de café en un día de nubes y tormenta… ¿comprendes?

Hace tiempo que estoy tratando de escribir una lista de todas las cosas que me estimulan y provocan en el otoño porque creo que, solo así, voy a llegar a comprender esa esencia indómita que me arrebata desde la raíz.

Por ejemplo, el olor de la lluvia sobre el asfalto (petricor) me extasía hasta el punto de transportarme al mismísimo nirvana (si conoces alguna fragancia hecha base de este aroma, por favor házmelo saber).

El sonido de las hojas crujientes bajo mis pies me hace sentir un cosquilleo en la cabeza muy parecido al que me produce cualquier vídeo de ASMR de mi querida Anna Muñoz (en Spotify he descubierto un audio de dos horas con sonidos que simulan estas pisadas en la montaña. Escríbeme y te lo paso).

¿Y qué me dices del placer visual que origina observar las gotas de lluvia que se posan en el cristal o el de aquellas que se deslizan lentamente por el paraguas (mejor si es transparente) hasta caer, finalmente, en la desembocadura que precede a su muerte?

Querida musa, octubre siempre me provoca y me estimula hasta el punto de querer mojarme y que no me importe (¿estoy hablando solo de agua?). Pero hace tiempo que esta nostalgia que me sacude cada vez que llega el otoño ha transformado mis silencios en notas que rugen y llaman a su manada, aunque solo sea a través de las letras que dibujo en el teclado (estas que estás leyendo) … ¿sabes lo que te digo?

Quiero sentirme.

Quiero llorarme.

Quiero vivirme.

Quiero arroparme.

Sí. Definitivamente, octubre es para las nostálgicas que aúllan.

Foto de portada por Clarisse Meyer en Unsplash

2 replies on “Querida musa: octubre es para las nostálgicas que aúllan

  • Marta

    Ciertoo!! A mi me da por el recojimiento… Me encierro en mi misma, adoro la soledad y el silencio de esta estación, tan contraria al verano donde todo es júbilo y celebración. Otoño es crecimiento personal, meditación y preparación para el duro invierno. Besos, preciosa!

    Responder
    • Andrea Mateos

      Muchas gracias Marta, preciosa. Así es. Cada estación tiene su momento, y el otoño es como tú dices… ¡toca disfrutar de esa sensación!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.