Querida musa: ¿cuál es tu propósito de vida?

Querida musa,

¿Te has parado a pensar alguna vez en cuál es tu propósito de vida? No hablo de la típica lista de tareas que redactamos todos los eneros con idea de cumplirlas al finalizar el año, no. Estoy hablando de algo mucho más profundo, más esencial, del origen por el que fuimos creadas y la misión que llevamos tatuada en nuestro corazón y el rincón más recóndito de nuestra mente.

¿Te has planteado alguna vez qué has venido a hacer a este mundo?

Tampoco me refiero a un objetivo laboral. Todas nos ganamos la vida de una u otra forma. Pero esto tiene que ver más con el impacto que vas a dejar cuando te marches, cuando dejes de habitar tu piel y tu alma se transforme en un ente invisible y eterno.

¿Qué huella te gustaría dejar en esta vida?

Sé que a lo mejor no es un tema sobre el que te apetezca reflexionar el último día del año (o el primero del 2022, según estés leyendo estas líneas), pero llevo unas semanas dándole vueltas y hay algo en mí que me ha hecho clic en la cabeza.

¿Sabes qué? No importa que no sepas responder ahora mismo a esta pregunta porque, sin que te des cuenta, todo lo que haces en tu día a día —las personas de las que te rodeas, los hábitos que incorporas, el trabajo que tienes, las actividades nuevas que pruebas, etc.—, todo, absolutamente todo, está encaminado a cumplir tu propósito de vida.

Incluso si no sabes cuál es.

Porque quizá ahora te sientas confusa y perdida, pero créeme cuando te digo que todo lo que nos acontece ocurre por alguna extraña —y necesaria— razón y que, en algún momento del trayecto, todo se esclarecerá para darle sentido a tu existencia.

¿Nos lo apostamos?

Querida musa, te deseo un muy feliz 2022 que, al final, es lo único que importa y lo que siempre dejamos para otro momento.

Foto de portada por Matt Hoffman en Unsplash

2 replies on “Querida musa: ¿cuál es tu propósito de vida?

  • Marta

    Uff una pregunta que me he realizado infinidad de veces (y me sigo haciendo).

    Pero imagino que tiene que haber alguno, si no, la lucha de mi madre que le costó tanto traerme al mundo y que casi no llego, no habría salido bien. Y aquí estoy… para lo que sea que tenga que estar. Quizás sea sólo la de ver una sonrisa en la cara de mis hijos , mi familia o de cualquier persona al pensar en mi y eso creo que ya es mucho. Asíq si mi presencia ha valido para hacer feliz a alguien en algún momento, creo que ya es mucho.

    Feliz año!!

    Responder
    • Andrea Mateos

      Eso ya es muchísimo. No hay huella más eterna y más bonita que la que se deja en los corazones de la gente que apreciamos y queremos. Qué especial eres, Marta L).

      Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *