Musas en línea: Aina Cànaves solo quiere bailar

Una sección dedicada a las musas que me inspiran en mi día a día porque, definitivamente, las mujeres sí nos amamos entre nosotras.

Cosas que tienen las redes sociales, que a veces se conoce a gente bonita. Como ella, Aina Cànaves, una mujer fuerte e independiente que dejó su tierra para venirse a estudiar a Madrid a cumplir su mayor sueño: convertirse en una bailarina profesional.

Prepyus: si cerraras los ojos y comenzara a sonar una canción, ¿cuál sería?

Aina Cànaves: va según mi estado anímico, no te podría decir una sola canción, ya que me encanta la música y me paso todo el día escuchando canciones de todo tipo. Pero ahora mismo siempre tengo una canción en bucle que es “Fly me to the moon“, de Frank Sinatra. Me recuerda mucho a mi familia, que está en Mallorca. La empecé a cantar con mi padrino este verano y, desde ese día, la tengo en la cabeza. También la asocio con la navidad. En definitiva, me recuerda a mi familia y mis amigos y me hace sentir que, por muy lejos que esté, siempre los voy a llevar en mi corazón.

P.: ¿desde cuándo danzan los pies de Aina?

A.C.: llevo toda la vida bailando. Empecé a los seis añitos y, a día de hoy, llevo un total de catorce. Mi hermana una vez me contó la historia de cómo comencé a bailar. Me dijo que en 2005 emitían un programa en televisión que se llamaba “Fama, a bailar” y, siempre que lo mirábamos, yo imitaba a la gente que hacía lírico. Desde entonces, me pasaba el día diciéndole a mi madre que quería bailar lírico hasta que, buscando, encontró unas clases de ballet y de allí no he salido. Es más: cada vez estoy probando más estilos de baile diferentes para crecer como bailarina y saber más técnicas.

P.: ¿qué sientes cuando te subes a un escenario?

A.C.: cuando subo a un escenario tengo muchas emociones encontradas. Al principio estoy muy nerviosa, pero luego es salir y todo se calma, me transformo y me convierto en una persona que lo da todo y saca lo mejor que lleva dentro. Disfruto muchísimo cuando estoy encima del escenario, no puedo explicar la emoción que tengo. Luego eso se transforma en adrenalina y solo noto que floto y estoy en un mundo paralelo disfrutando de lo que hago.

P.: si fueras un personaje de cuento, ¿quién serías?

A.C.: Ana de Frozen. Me encantaría ser ella, ya que ama a sus seres queridos y hace todo por ellos, pero al mismo tiempo persigue sus objetivos sin miedo al rechazo y sigue su corazón a cada paso que da. Es un personaje muy luchador al que a veces no tienen en cuenta, pero para mí ella es más capaz de lo que la gente piensa. La protagonista de la peli es su hermana Elsa, pero sin Ana la película no existiría porque ella es la que vuelve a unir los dos mundos con su enorme corazón.

P.: ¿crees que el arte es lo único que puede salvarnos?

A.C.: el arte está muy infravalorado. Te pasas horas y días practicando una disciplina para que luego lo vean y no se lo tomen en serio. No podría existir un mundo sin arte, ya que está arraigado a nosotros y vive en nuestro día a día, como la música o el cine, entre muchas otras ramas. Imaginarme un mundo sin arte para mí es como imaginar un mundo en blanco y negro. El arte puede salvar mundos y mover barreras si lo supieran utilizar como es debido y lo valorasen, por supuesto. El arte nos ayuda para todo: para el desarrollo de un niño o de un anciano, para la salud, el bienestar tanto físico y mental… y no se nos tiene que olvidar que disfrutamos mucho haciéndolo.

Photos by @acanavesb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *